3/10/2011

Pesadilla antes de la guardia


Mis hijos son la hostia. No es amor de madre, creedme.Lo digo con un cabreo intrínseco que me empieza en la punta del dedo meñique del pie derecho y me llega hasta el último pelo de la coronilla. Lo digo porque parece que tienen un radar. Y la noche pre-guardia - uno u otro -  la montan a base de bien. Como si nuestras guardias no fueran - de por sí - lo suficientemente duras, encima, las empiezas con más ojeras que un mapache. No falla.
Ayer, guardia. Anteayer noche, a las 4.00 AM, un grito desgarrador me taladra los tímpanos. El Terro.
- ¿Qué te pasa? - pregunto desde mi cama. Puedo parecer una madre desnaturalizada por no levantarme corriendo a ver qué le ocurre a mi retoño, pero 6 años de gritos desgarradores te hacen ser precavida. 
No contesta. En cambio, oigo unos pasos apresurados por el pasillo y caen sobre mis muslos 25 kilos de niño a propulsión.
- Tengo una pesadilla - dice, hiperventilando y con los ojos como platos.
- Bueeeeno - lo abrazo - cálmate. Sólo es un sueño. Ven, vamos, que te acompaño a la cama.
Pero - ¡Oh, horror!- el Terro se ha introducido, cual jueves, entre nosotros dos y se está acomodando en mi almohada.
- Ah. no, no, no. Eso sí que no. - digo. De nuevo, puedo parecer una madre desnaturalizada, pero es que vosotros no habéis tenido que dormir con el Terro. Después de una hora, ser un puching-ball te parece un sueño difícil de realizar - Si quieres, yo me quedo un rato contigo, pero te vas a tu cama.
Media hora de negociaciones después, mi santo pierde los nervios:
- A dormir los dos, mecagoentoloquesemenea
- Bueno - cedo, por la paz familiar - te quedas cinco minutos y luego te llevo a tu cama.
Él se acuesta, contento de haber ganado la batalla y a los dos segundos empieza a resoplar. Yo espero media hora más, con su respiración en el cogote y recibiendo alguna que otra patadita a mis lumbares y, una vez que considero que ha pasado un tiempo prudente, me levanto, lo cojo en brazos y lo llevo a su cama. No acaba de posar la cabeza en la almohada cuando abre los ojos como el muñeco Chucky y dice:
- Estos cinco minutos han sido muy cortos.
Para mí, han sido eternos, pero cuento mentalmente hasta veinte para no estrangularlo:
- Venga, cierra los ojitos.
Él mira la ventana, se levanta como un resorte y grita a pleno pulmón:
- Noooooooo, tengo miedooooooo
- Pero, ¿miedo de qué? - le pregunto, desesperada.
- De la ventana. Esta casa tiene demasiadas ventanas.
Vaya, hombre. Lo recordaré la próxima - e improbable - vez que vuelva a meterme en obras.
Total, que acabamos en mi cama de nuevo, para que los gritos no despierten a Susanita - porque entonces sí que la hemos liado. Él roncando. Mi santo roncando más fuerte. Y yo, con los ojos como platos. Sin pegar ojo hasta que suena el despertador para avisarme de que se avecina un maravilloso día de guardia.
Os juro que al levantarme casi lloro. 



votar

22 comentarios:

  1. Tranqui, se acaba pasando , enseguida dormirás a pierna suelta.
    Felices Sueños

    ResponderEliminar
  2. ¿De que me suena esta historia? ¿Nos hemos visto antes? Jajaja Mi niña dejo de venir por las noches cuando comprendió que era más horroroso aparecer en la cama de sus padres, que el monstruo que la perseguía. Lo digo por mi señora Jajajajajaja no es machista, es que yo soy un blandengue con mi niña, 25 añitos ella.

    ResponderEliminar
  3. Lo malo es que eso me lo llevan diciendo ya tres años buaaaaaaa

    ResponderEliminar
  4. Propongo solución creativa válida para días de guardia.
    El Terro y el Santo durmiendo a pierna suelta mientras roncan sin molestarse y la Dra. Jomeini, de okupa en la cama del Terro. Tan a gustico...

    ResponderEliminar
  5. Esto es un post anticonceptivo para médicos, que lo sepas :P Ains, los niños, que cuando son muy chiquitines dices que qué monos y que te los comerías y cuando son más mayores te arrepientes de no habértelos comido...xD

    ResponderEliminar
  6. MadreYMás: No creas que no lo he pensado, pero cuando lo intento, se viene conmigo. Todo sea por jo...

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja! Telepatía doctora. Aunque con tu historia me he reído más que con la mía!!
    Saludos y dulces sueños

    ResponderEliminar
  8. Porqué será que los padres siempre roncan mientras las madres intentamos resolver en plena madrugada los conflictos internos de nuestros cachorros???
    Espero que hoy tengas mejor noche!

    ResponderEliminar
  9. Hostia:
    1. f. Hoja redonda y delgada de pan ácimo, que se consagra en la misa y con la que se comulga.

    2. f. Cosa que se ofrece en sacrificio.

    (Tus hijos serán cualquier cosa menos eso,sí, ya sé que es una expresión coloquiel, pero qué mal suena!).
    Hay un libro muy bueno: "Duérmete niño",aunque creo que llegas algo tarde. Lo más sensato es que tuviera sed, por ello pesadillas y consecuentemente miedo. Solución, tan fácil como darle suficiente agua.Otra solución más práctica, irte a dormir a su cama y que aguante él los ronquidos de tu santo. Saludos. AnA.

    ResponderEliminar
  10. Lo que a mí me ha funcionado:

    - Controlar qué ven en TV por la tarde (comprobado, si ve Código Lioko, sueña fijo),

    - Que no se acueste demasiado tarde ni demasiado cansado (se hace lo que se puede)

    - El oso protector: ¿sueñas? Te dejo con Bupi que te vigila y encima te abraza toda la noche y si le pegas no se queja.

    Y porelamordedios, no le digas que tienes guardia... los míos cuando tengo puente en el trabajo se ponen enfermos para hacerme compañía.

    Suerte, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Tu hijo tiene gracia incluso en su vertiente "arma de destrucción masiva", porque lo de "esos 5 minutos han sido muy cortos", es genial, y encima dicho a según qué hora y en según qué circunstancias.

    Pero la frase de la que me apropio inmediatamente, sin permiso ninguno, es:

    "Esta casa tiene demasiadas ventanas."

    ResponderEliminar
  12. A tapar esas ventanas!!! Yo obligaba a mi madre a bajar los cuadros de santos que tenían porque me daban horror eso y los crucifijos.

    ResponderEliminar
  13. No me extraña que tuvieras ganas de llorar...prueba a no decirles que tienes guardia, yo creo que se ponen nerviosos de pensar en que salen de la rutina, que no vamos a estar....

    ResponderEliminar
  14. Hola Jomeini.

    Bueno me parece un tanto gracioso, pero no tanto.

    En ocasiones nos puede resultar gracioso que un niño grite durante el sueño, pero somos incapaces de ver el {porque} de este problema.

    Analizando la situación algo por encima, me atrevería a decir que el terro pudiera padecer “terror nocturno“, lo que quizás podría estar ligado también a sufrir “ansiedad por separación“.

    Los niños que sufren “terror nocturno“ padecen también Enuresis nocturna, el cuerpecito reacciona así, mostrando su miedo interno.
    Un saludo, Dra. Carmen Gonzalez, Pediatra Las Palmas

    ResponderEliminar
  15. JAJAJAA...!! Me parto..Dra Jomeini eres genial, y El Terro es único!!

    "Esos 5 min han sido muy cortos..." Si lo dijera Jack Nickolson despeinado con la cabeza metida en una puerta rota te helaría la sangre todavia más, o no?

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. genial leerlo, vivirlo es otra cosa. No te mentiré: disfruta lo que puedas, luego el "¿a qué hora dijo la niña que vendría? o ¿el Terro no cogía la guagua de las 2 am?" serán otros motivos de vigilia. Ains, ser madre, que es una aventura sin fin ;)

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué majico! Jaja a pesar de todo el mal que te dio, pero vamos hay que reconocer que son únicos!!
    Que de hecho te digo esto después de ver el primer parto de mi vida, así que...el comentario es más influenciado que de normal.

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que eso no ha pasado a todos, y te digo una cosa: No es ser madre desnaturalizada, tampoco es bueno que salgas corriendo de la cama cada vez que a tu hijo le da por llamarte, hay que buscar un equilibrio entre la "madre desnaturalizada" y la "madre sobrepotectora", un dificil equilibrio.

    Al final hay otra solución nada recomendable pero a la que yo he recurrido muchas veces, consiste en irte a dormir a su cama y que te dejen en paz.

    ResponderEliminar
  19. No sabes cómo te entiendo, es como leer mi propia vida. Basta que tenga una intervención complicada (en sistemas informáticos, no en pacientes) para que mi hijo me de la noche anterior, que luego estoy que no se ni por donde me ando. Y mi medio limón también dice lo de "déjale en la cama cagoentodoloquesemenea"

    ResponderEliminar
  20. Querida Jomeini,

    Te entiendo perfectamente. Antes de ser madre, tenía el "lujo" de matarme a guardias y malas noches para luego vegetar toooooo el dia del saliente de guardia. Desde que tengo retoño, no solo no existe el descanso posguardia ("mami levanta que ya estoy despierto!!!!"), ni el preguardia ("mami quiero pipi/agua/leche/no tengo sueño/me duele la tripa....."), sino que las guardias son la mar de interesantes con esas llamaditas que me llegan de vez en cuando ("cariño el nene tiene fiebre/diarrea/no ha comido/se ha caido/ se ha tragado un tenedor de plastico-véridico-/no duerme..."). En fin, gajes de ser madres y médicos. Ánimo y un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  21. Otra madre trabajadorajue. nov. 10, 10:18:00 p. m.

    Solución: Una pequeña patada en la espinilla al santo así como sin querer y que se levante él a espantar al Terro, ¿o también tenía guardia?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...